full screen background image

VIVA LA GUERRA · post verdiales

Reactualización/Reconstrucción de la fiesta de los verdiales en clave contemporánea. La fiesta de los verdiales es una manifestación campesina de origen prehistórico originaria de los Montes de Málaga. Actualmente se distinguen tres tipos diferentes determinados según la zona: estilo Almogía, estilo Comares y estilo Montes.

De manera casi fortuita e impulsados por unas necesidades similares se produce el encuentro entre Luz Prado, Pablo Contreras (Col·lectiu LOOPA!) y Alberto Cortés: la necesidad del colectivo era la de reconstruir el sonido y el ritmo de la música de verdiales, la necesidad de Alberto era darle un sentido estético, ético y dramático a la tradición que permitiese indagar desde la danza contemporánea; el resultado es el nacimiento del concepto post verdial. Viva la guerra está construida a partir de varias vías de trabajo: la corriente punk desde el punto de vista ético y estético es una de ellas. Si hubiera una premisa de comienzo para Viva la guerra esta sería la del enfado de una generación perdida: “Nos prometieron que seríamos indestructibles pero ahora no tenemos nada”. La celebración pasa a convertirse en sublevación. Otra de las claves de la propuesta es el enfrentamiento con el trabajo del colectivo de creadoras plásticas Las Buhoneras (Paula Villegas, Isabella de Haro y Lai Zaragoza):  tomando como referencia los productos manufacturados en serie de bajo coste, elementos kitch procedentes del mundo del bazar, se construye una coraza de plástico y color que recrea la tradición malagueña desde nuestra óptica actual. Un revuelta disfrazada de fiesta.

Intérpretes: María del Mar Suárez, Mariché López/Rebeca Carrera y Alberto Cortés
Música: Col·lectiu LOOPA! (Luz Prado y Pablo Contreras)
Creaciones plásticas, diseño de vestuario y caracterización: Las Buhoneras
Fotografía y video: Marina M. Luna
Dirección y dramaturgia: Alberto Cortés
Viva la guerra es una producción de Alberto Cortés y Col·lectiu LOOPA!

Con la colaboración de:
Sala Fundación Cruzcampo. Málaga

©Marina M. Luna